Recomendaciones a la hora de comprar planchas y centros de planchado

Electrodomésticos Añadir comentario

Las planchas y centros de planchado son electrodomésticos que aprovechan el calor y el vapor de agua para ayudarnos en el alisado de nuestra ropa, eliminando las arrugas y permitiéndonos lucir mejor nuestras prendas.

Habitación para planchar

Se trata de un aparato muy importante en el día a día de todos los hogares, por lo que hay que prestar atención a ciertas cuestiones a la hora de adquirirlo, para asegurar así que nuestra ropa quede impecable con el menor tiempo y esfuerzo posible.

Tenemos que valorar también el tamaño de la colada, ya que no es lo mismo que se vaya a usar la plancha para una sola persona que para por ejemplo una familia numerosa, en cuyo caso se recomendaría un centro de planchado en lugar de una plancha convencional.

Cuando vayamos a realizar la compra debemos prestar especial atención a: la potencia (que se recomienda que supere los 1800 vatios), los orificios del vapor (a mayor número de orificios mayor uniformidad en la salida de éste), el tipo de suela (son preferibles las de cerámica antes que las de aluminio, ya que las primeras son antiadherentes y más resistentes) y, el cable (es importante que no sea demasiado corto y que sea giratorio, en ambos casos para proporcionarnos una mejor movilidad).

Podemos encontrar dos tipos de sistemas de planchado:

- Planchas eléctricas o de mano: son las más habituales y las que se suelen usar más en los hogares ya que, además de ser más económicas, cubren perfectamente las necesidades que nos deben proporcionar para un correcto planchado. Se calientan con gran rapidez y son más fáciles de guardar debido a su tamaño.

Plancha eléctrica

- Centros de planchado: éstos tienen un depósito que genera el vapor de manera independiente y en mayor cantidad que una plancha de mano, lo cual hace que le dediquemos menos tiempo a planchar y que nos sea más cómodo el planchado. Se recomiendan para personas que suelan planchar mucho y que deseen un acabado más profesional. En cuanto a sus inconvenientes, son bastante más caras que las planchas eléctricas, tardan más en calentar el vapor y  pesan bastante más debido al depósito, por lo que no son fáciles de transportar.

Para la compra de un centro de planchado hay que tener en cuenta: la autonomía de la plancha (si el depósito es de autonomía ilimitada que se puede rellenar continuamente o, si es limitada y hay que esperar para rellenarlo a que baje la presión), la capacidad del depósito (cuanto mayor sea el tamaño más vapor generará, por lo que nos resultará más fácil el planchado) y, la presión (cuanta más fuerza tenga la salida del agua mejor).

Centro de planchado

Esperamos que todos estos consejos os ayuden a ver las diferencias entre los distintos sistemas de planchado y os sirvan para que podáis comprar correctamente el que mejor se adapte a vuestras necesidades.

 

¡Un saludo!

Fotos: casadiez.com, shiito.es.

 

Deja una respuesta

*